Entrevista a José María Muñoz Quirós, Autor de LA VOZ DEL RETORNO




Como en los frutos literarios de su tierra,
los frutos de sus poemas brotan de una hondura
  que atañe a lo esencial del ser, pero expresado
a la vez con una gran naturalidad
.
ANTONIO COLINAS (Prólogo de La voz del retorno) 
























 
              
«Lo importante
de un vivir en la poesía
es que hemos ido creciendo en un lenguaje con ella, en una
intuición que
se origina en un momento del pasado y que transita
en el tiempo
»
        
         
¿Por qué ahora la vuelta al pasado, al origen, la voz del retorno?
 
Para mí, en mi vida, el misterio siempre ha sido una palabra clave en mi pensamiento; y me refiero al misterio no entendido solo en sentido religioso, sino en sentido amplio; en realidad, uno siempre está buscando en lo profundo de las cosas… La voz del retorno no es una vuelta al pasado a la manera de recordar lo que fue, sino que es el reflejo de la necesidad de hablar de los instantes misteriosos. Y qué forma tomó esa necesidad: la intimidad desnuda. ¡Esa era la voz que volvía a mí! Y claro está que siempre vuelve lo que más merece la pena: la luz, el paisaje, el otoño… Por ello, a medida que lo iba escribiendo me he ido haciendo y a medida que me he ido haciendo, en este proceso misterioso, ha surgido la obra.

¿Cree que en este nuevo poemario se describe un proceso de introspección, como si la propia palabra poética le sirviera para interpretar mejor vivencias propias?
 
La poesía, ese modo de conocimiento de la vida y del alma humana, siempre me indica, en su permanente búsqueda, modos de descifrar, en primer lugar, los entresijos del lenguaje y de la creación, pero a su vez también la manera peculiar de desentrañar los misterios de la interioridad, los abismos del pensamiento, la lejana esencia del centro, los aledaños de la vida más profunda y honda. El retorno, su secreta voz en el fondo del ser, trae consigo la posibilidad de reescribir la memoria en el lo que la voz (que no el eco) nos comunica desde un sentido permanente de reescritura y de nuevo lenguaje.

«Vivir no sirve para nada» llega a afirmar en uno de los poemas más estremecedores. ¿Se considera Usted, en el fondo, un poeta nihilista o pesimista?
 
Aquí habría primero que especificar qué significa vivir en el contexto de este poema. En él me refiero a un tiempo de vida objetivo. Yo reclamo un tiempo de vida subjetivo, que supone una vida auténtica, pues para mí lo objetivo carece de valor. Soy hijo de una andaluza y de un abulense; me crié en un mundo a medias entre la mística de Ávila y el azul de Andalucía; este mundo no es triste pero, evidentemente, marca. Uno está en el mundo y de ahí es imposible evadirse; pero ese mundo exterior no puede dominarte, con ser importante, no debe marcarte excesivamente; lo importante, al manos en mi caso, es lo interior, y esto interior lo da la lectura, la música, la pintura, la conversación... Desde ahí, no dramatizo, pero lo que siento necesito decirlo así, y es que cada edad tiene una responsabilidad vital.

p

 






La voz del retorno se configura como un mosaico de instantes reveladores, de momentos vitales decisivos. ¿Ha buscado deliberadamente esta concisión expresiva?
 
El contenido de esta obra llevaba mucho tiempo ya en mi cabeza. Luego, surgió la pregunta de cómo describir esta pretensión metafísica. Y tenía claro que de entrada no quería someterme a ningún canon predeterminado, sino darle una voz personal, y me di cuenta de que esa voz era la de la intimidad, la de la meditación, la de la delicadeza, sobre lo cotidiano. Escribo primero un texto; luego, vuelvo sobre él muchas veces;  algunas veces me quedo con algo de lo escrito; otras nada de lo escrito vale. Todos los textos eran extensos, pero sometidos a sucesivas lecturas y retoques, se quedaron en más breves e intensos. Quería dejar solo lo esencial, lo verdaderamente necesario… Todo ello exige mucho trabajo y larga meditación. En esta línea, además, la misma palabra surge para fundar algo nuevo.
   


 


¿Comparte la opinión de que su poética hunde sus raíces en una conciencia dramática de la fugacidad de la belleza
y el poder destructor
del tiempo?

 
Ciertamente comparto que mi labor creadora se mueve, insistentemente, casi con obsesión, por los parámetros de la temporalidad herida, del fracaso de lo que se pierde en el dramático transcurrir de la vida. Junto a esta fugacidad irremediable (solo se canta lo perdido) podemos atrapar la vida con los dedos de un poema, con la búsqueda incesante de la permanencia en lo poético, en ese descubrimiento que al final nos conduce a la salvación por la palabra, al destino del vivir en las
sílabas necesarias de nuestra existencia.


 
   





¿Qué recuerda del José María Muñoz Quirós de Ternura Extraña de 1983?
 
Siempre el inicio de una aventura, y la poesía lo es, conlleva todo un mundo de sensaciones y de búsquedas, de inciertos pasos y de caminos que se presienten en el difícil trayecto del aprendizaje. Para mí este fue el momento de aquella búsqueda, de comenzar una trayectoria que sabía difícil… De esta forma nació Ternura extraña, conjunto de lecturas, de inclinaciones literarias, de un mundo abierto, nuevo, que se originaba en aquel conjunto de poemas, que se aventuraba en un decir primero, en un nacer a la palabra
.




José María Muñoz Quirós




Fotografías de Mark Ritchie
[ Ávila, noviembre de 2014 ]
   


¿Cómo ha sido el tránsito de aquel entonces al día de hoy?
 
Lo importante de un vivir en la poesía es que hemos ido creciendo en un lenguaje con ella, en una intuición que se origina en un momento del pasado y que transita en el tiempo. La vida y las lecturas y las experiencias nos han ido enseñando, nos han hecho madurar. Lo que entonces nos importaba ha evolucionado, tal vez desde una desnudez que se mira hacia adentro, desde un paisaje que no tiene más horizonte que la propia densidad de la palabra y sus límites. Lo intenso de la voz que has ido buscando verso a verso se encuentra tal vez en un nuevo lenguaje, y origina la permanente necesidad de ahondar en la creación, en sus misterios y en sus abismos.


 
pppppp
Marco legal | Contactar