Entrevista a Luz Pozo Garza, Autora de SOL DE MEDIANOCHE



... Admirar y callar. Sin embargo pregunto en mi poema:
¿Adónde te llevaron? repito como un eco en el Sol de Medianoche
.
 



En 1934
AMPLIAR
 




En 1944
AMPLIAR
 
EN SU poesía encontramos una persistencia y preeminencia de la luz. ¿Qué significado tiene para Usted este símbolo?
 
Luz es el nombre familiar mío, de mi hija y de mi madre. Mi madre me enseñó a venerar este concepto porque amaba la luz. En su verso pedía -como Goethe al morir- la Luz... Tenía cada noche una oración para Edison, el inventor de la ampolla eléctrica. El aniquilador de las sombras, decía ella…
 
En cuanto a la poesía, sabemos que arte y conocimiento se necesitan mutuamente. Veo la poesía cómo una experiencia trascendental. Precisa de símbolos. Signos que transmiten una significación superior a la de la lengua de comunicación normal. Encubren una  realidad  de índole espiritual. Así “luz” puede, en diferentes contextos, aludir a la Divinidad o a la Gracia, a la Vía de Salvación, al Conocimiento, a la Conciencia o bien al Amor, a la Verdad o al Alma. El símbolo no puede ser interpretado específicamente sino sólo de modo genérico. A veces alude a su significado real y, a la vez, puede encubrir otra entidad sutil, sugerente, incluso erótica.

USTED CURSÓ estudios de piano. ¿Cómo se ha manifestado en su quehacer literario su formación musical?
 
A los ocho años me compraron un piano que conoció el exilio y la guerra. Era un Cussó-Spha. Hoy existe custodiado por mi hijo Gonzalo en espera de una afinación definitiva. Esto lo digo en Código Calixtino y en otros poemas. Ahora tengo un Yamaha, regalo de Eduardo. En Marruecos tuve un profesor concertista que me impuso nuevos métodos. De regreso, y ya casada, en 1945, mi nueva profesora, excedente del Conservatorio de Valencia, me llevó al Real Conservatorio de Madrid.




 


En 1989
AMPLIAR

Este mismo año nacía mi primer hijo. A partir de ahí, seguí mis exámenes en el Conservatorio de Coruña, al dictado de Pilar Cruz, concertista que había sido secretaria de Falla. Persona culta y sensible que custodiaba un manuscrito sefardí. Esto me puso en contacto con Menéndez Pidal de quien conservo algunas cartas… En Coruña puse fin a mis estudios de Piano Superior. Este es mi breve currículo pianístico. Pero la música va en el alma: ritmo, armonía. Como existe en la armonía de las Esferas, todo está íntimamente relacionado con el verso, desde el principio. Los simbolistas así lo entendieron. Mallarmé intuyó el valor de las ideas madre.
 
La música es el supremo ideal del arte, aspiración espiritual ya que supera la mera impresión sensorial del impresionismo. El símbolo busca en la poesía como en la música, lo inmaterial del número. Su vacío de significado. Por ello puedo escribir sobre la luz con diferentes valores simbólicos: E a vida edificouse / coa luz da neve que medita.

Su madre, Luz Garza
en 1890, en Bruselas
    Con su madre
en 1953

¿ES SOL de Medianoche un ejercicio de catarsis o expiación por al pérdida de su nieta?
 
No cabe duda alguna. Probablemente cuánto escribimos o creamos tenga función catártica. Para los griegos, la tragedia purificaba las pasiones y, la elegía, canción triste o lamento, es quizás la más pura forma de la catarsis personal. Mi Sol de Medianoche suscita emoción en su lectura. Esa forma de catarsis brota espontánea como limpia lágrima de amor que cae por la mejilla: Labitur ex oculis nunc quoque gutta meis...
 
Al conservarse escrita, conlleva la viabilidad de recuerdo, de evocación nostálgica que no cesa, reiterable en cada lectura. Hay que tener en cuenta que la invención de la escritura vino a sustituir a la memoria universal. Por ello, en principio, el Faraón se oponía a la genial invención de Toth que podría anular la memoria colectiva, según creo haber leído en Platón hace más de setenta y pico de años... ¿cómo leerlo si no se hubiera escrito?
Páginas: 1 2 
Marco legal | Contactar