Entrevista a Ramón Loureiro, Autor de LA ASOMBROSA CONQUISTA DE LA ISLA BALLENA
















Una de
las más firmes realidades
que existen
es la verdad poética.









Mi particular universo
de ficción
es ya
por completo autónomo.
 








 


Hechos en buena parte de memoria,
de lo vivido y de lo soñado,
los habitantes de este reino
y de estas páginas
somos hijos de las nieblas del pasado.

ISLA BALLENA (Cap. XXV)

 
Una de las virtudes de La asombrosa conquista de la Isla Ballena, al igual que en sus novelas anteriores, es la perfección formal. ¿Cómo ha sido el proceso de gestación de esta obra?
 
Tras haber publicado Las galeras de Normandía y León de Bretaña, sentía la necesidad (bueno, no sé si necesidad es la palabra…) de escribir un libro diferente. Un libro en el que estuviese más presente el humor y que no girase alrededor de las voces de mis muertos. En ese sentido, La asombrosa conquista de la Isla Ballena es, cuando menos en cierta medida, consecuencia directa de los libros de los que antes hablaba. Pero la obra que ahora publica Eurisaces es una novela que aun formando parte del mismo macrotexto que todos mis libros de ficción, existe de manera por completo autónoma, sin adscribirse a ciclo alguno en el marco de mi producción literaria.
 
¿De qué se ha alimentado entonces?
 
Yo escribo muy poco, muy lentamente, y corrijo hasta la extenuación. Este nuevo libro, aun siendo en efecto una obra narrativa, quise que estuviese alimentado internamente, también, por la poesía. Porque una de las más firmes realidades que existen, a mi entender, es la verdad poética. Y creo que el resultado no es del todo malo.

Hondura filosófica, existencialismo, memoria y narración equilibradas, estilo brillante… ¿Cuál es para Usted la característica principal de La asombrosa conquista de la Isla Ballena?
 
¡Pues no sé muy bien qué responder a eso…! Realmente, me falta distancia para hablar de mis propios libros. Aunque, aun a riesgo de caer una vez más en la pedantería, lo que sí puedo decir es que ahora estoy convencido de que mi particular universo de ficción, el que tiene su epicentro en la Tierra de Escandoi, y su principal escenario tanto en la Última de Todas las Bretañas como en el Reverso de esa misma Bretaña, que es el que habitan los muertos, ya es por completo autónomo, y existe y va creciendo por sí mismo sin precisar ahora ya, siquiera, de su creador.
Páginas: 1 2 
Marco legal | Contactar